fbpx
¿POR QUÉ A VECES TODO SALE MAL? - Yo soy Iván Garrido
349092
post-template-default,single,single-post,postid-349092,single-format-standard,theme-moose,eltd-cpt-2.1,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,moose child-child-ver-1.1,moose-ver-3.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,woocommerce_installed,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

¿POR QUÉ A VECES TODO SALE MAL?

¿Habéis notado alguna vez que un día, os “sale” todo bien y os sentís pletóricos y otro sin embargo os “sale” todo mal y os sentís muy desgraciados?

Pero…

¿Y si cambiamos el orden de la pregunta para responderla?

Como me siento “PLETÓRICO” me sale todo bien y viceversa. Efectivamente, lo que crea un resultado u otro en nuestra vida es nuestro ESTADO EMOCIONAL, el cómo nos sentimos hará que tomemos unas acciones u otras y por lo tanto obtengamos un resultado u otro.

“Nuestra vida es el resultado de la calidad de nuestras emociones”.

Por eso hoy en día, son muchas las empresas que valoran en un 80% más, a una persona que tenga una elevada inteligencia emocional, antes que un alto CI (coeficiente de inteligencia).

La manera en cómo nos relacionamos con nuestras emociones y con respeto a los demás será clave para avanzar eficazmente en la vida.

Cuando nos encontramos ante cualquier suceso, “el significado” que le daré a esa experiencia, dependerá de cómo me siento en ese determinado momento.

Pero ¿Cómo puedo optimizar mi estado emocional?

Debemos primero, entender donde nace todo. La raíz de todo pensamiento que hace que se refleje una emoción u otra en mi cuerpo está en nuestra programación mental. Nuestro sistema de creencias es el conjunto de ideas que hemos validado como verdades absolutas por haberlas aprendido, vivido y sentido desde que nacemos hasta aproximadamente los 7 años.

Cuando me sucede algo, no soy consciente de la realidad, simplemente estoy “interpretando” la realidad en base a mi sistema de creencias.

Estas ideas no son inamovibles, de hecho, se pueden cambiar y reemplazar aquellas creencias que nos limitan por otras que nos empoderen. Pero para poder hacer cualquier cambio necesitamos dos cosas:

  1. Conciencia, conocer como funcionamos como seres humanos y
  2. Energía para poder hacer un cambio.

Hay tres fuerzas que actúan y crean nuestro estado emocional:

Puedo cambiar mi psicología cambiando mi fisiología, es decir mi postura corporal, ¿voy recto o voy curvado?, ¿cómo estoy respirando?, ¿respiro profunda o rápidamente?, ¿cuál es mi tono de voz? ¿Es potente y confiado o débil y bajo?

Haz una prueba, prueba a estar triste mientras sonríes. ¡Es imposible!

¿Qué sensación nos da una persona cuando va cabizbaja por la calle? ¿Nos transmite confianza y entusiasmo o más bien un estado de tristeza y desidia?

Si cada mañana antes de salir de casa, tomamos conciencia, condicionamos una postura corporal poderosa y caminamos con paso firme y la cabeza alta, estamos dando órdenes a nuestro cerebro de que estamos entre ¡bien y de P… Ma…!

La siguiente fuerza que actúa es la del enfoque, allí donde dirigimos nuestra atención dirigimos nuestra energía. Por lo tanto, si me enfoco en la parte negativa voy a poner más energía allí y va a tener una mayor importancia para mí. Todo aquello a lo que le ponga mi atención se expandirá, tanto si es bueno como si es malo. Sabiendo esto, merece la pena enfocarnos siempre en el punto de vista positivo de lo que nos pasa, siempre lo hay.

Y la última fuerza que tenemos que revisar es el lenguaje, ¿Qué palabras estoy utilizando para poner significado a lo que me pasa? ¿Qué palabras utilizo en mi diálogo interno?

Si utilizo frases que contengan palabras de una baja energía, derrotistas como…” Lo haces todo mal, qué inútil que eres, etc.…” Te vas a sentir muy mal. Hazte una pregunta, ¿Le hablarías así a la persona que más quieres? Por su puesto que no, ¿entonces por qué no nos tratamos con más cariño?

Sin embargo, si utilizamos frases como. “No he conseguido firmar el cliente hoy, pero voy a encontrar la manera de aportarle un mayor valor y estoy convencido que será cliente mío en poco tiempo”

Con el dominio de esta metodología os aseguro que los resultados ¡son extraordinarios! Y por favor, no me creáis, verificarlo vosotros mismos ¡Probarlo! A mí, este sencillo método me ha cambiado la vida.

«Las circunstancias no se pueden cambiar, pero si podemos cambiar la manera en que respondemos ante lo que nos pasa, con lo que si nosotros cambiamos nuestra vida cambia.«

Iván Garrido
Sin comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Ivan Garrido Moreno .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios OVH.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.